domingo, 13 de enero de 2019

Las bases y la solución.


Se acabo lo que se daba… ¿estamos ya en el llegadero?, ¿el principio del fin? , ¿Es el tan deseado punto de quiebre?. Preguntas y expectativas solo es lo que se nos viene a la cabeza al pensar en nuestra Venezuela, ciertamente y como era de esperarse en el inicio de este año empezó la conflictividad opresores contra oprimidos, el 10 de enero no hubo juramentación legal solo un acto más de atropello contra la constitución contra la voluntad del ciudadano, Nicolás Maduro se declaro ante nuestro pueblo y el mundo usurpador.

Como también era de esperarse la Asamblea Nacional tomo cartas en el asunto, desconoció el acto ilegal de Maduro y asumió la presidencia de la republica y a la cabeza el hijo prodigo del estado Vergas Juan Guaido, al que no se le aguo el guarapo y tomo al toro por los cuernos y esto nos lleva a pensar y preguntarnos ¿y ahora que falta? solo una cosa más, tomar el poder real.

Ya por la vía legal la Asamblea Nacional es la que en teoría debiera manejar de forma temporal el poder ejecutivo, pero sabemos bien que no es así, lamentablemente aun Maduro controla (esperemos que por poco tiempo) parte del estado por medio del control de las fuerzas del estado y en este punto los responsables de que esto cambie son las bases.

Es el momento en que todas las fuerzas vivas de la nación que quieren, desean y piden un cambio se activen y al unisonó en una sola voz muestren el respaldo al único poder electo de forma legal y reclamen la salida inmediata de Nicolás Maduro y su tren de gobierno, es hora de acudir al llamado del 23 de Enero y vencer los chantajes, miedos y demás manipulaciones del régimen y salir todos a la calle.

El régimen sabe que va de salida y lo demuestra de muchas formas, como ejemplo: la situación irregular (bravuconada) en la que se vio envuelto el presidente Guaido cuando repentinamente fue detenido por el SEBIN camino a un Cabildo abierto en su estado Vargas y dejado en libertad al rato ¿que fue eso, un aviso?.

Lo cierto es que las bases tienen que activarse y un gran movimiento insurreccional rescatara la democracia, la libertad y traerá el bienestar a nuestra gente.

Mas valido que nunca las palabras ¡Que hable la calle!
Fuerza y fe.



No hay comentarios:

Publicar un comentario