lunes, 28 de mayo de 2018

Se ha consumado.


Consummatum est (Se ha consumado) el fraude cantado, Nicolás Maduro presidente ilegitimo para muchos en el mundo. Este fraude del 20 de mayo fue poco menos que una coronación, que más se puede decir de esto cuando la abstención lo dijo todo: ratifico el descontento general contra el régimen y la poca credibilidad en el llamado a elecciones adelantadas de la también ilegitima Asamblea Nacional Constituyente, en fin los no participantes dijeron claro algo: no querer a ninguno.
Pero en esta farsa electoral también se mostro nuevamente las acostumbradas triquiñuelas del régimen con muchísima menos gente claro está, el voto asistido, los puntos rojos (centros de coacción) muy cerca de los centros usados para el fraude, la falta de personas hizo aún más evidente sus trampas de costumbre.

Henry  Falcón, ahora desconoce los resultados de la farsa en la que fue coparticipe y hay que ser bien cara dura o extremadamente tonto para ahora salir con lloriqueos, ¿es que no se te dijo? o es que toda la oposición estaba errada al rechazar este teatro del régimen y tú ¿si tenias razón?, culpas al régimen de tramposo y a la oposición por la abstención, señor Falcón lo más digno que usted puede hacer en este momento es coger sus maletas y apartarse de la vida política de toda Venezuela, basta ya de buscar ventanas por dónde meterte de nuevo dentro de nuestras filas a dividir a los que queremos la libertad y la democracia verdadera para nuestro país.

Ahora bien, visto que se ejecuto la farsa electoral que nos toca a los ciudadanos de a pie hacer, a fin de cuentas somos nosotros los que debemos pararle las patas al dictador y sus secuaces. En primer lugar debemos exigirle a nuestra dirigencia política nos dé una hoja de ruta clara y pronto (no hay que darle más tiempo al régimen) y luego ejecutarla con precisión, pero eso sí, tenemos que  estar consientes de que hay que hacer sacrificios… los que las circunstancias exijan y hacerlos todos juntos.

Si se ha demostrado que el régimen teme a la gente, pues es la hora de la gente en la calle UNIDA en un objetivo, es hora como dijo Leopoldo López “Que hable la calle y que hable con gente”, es hora de la UNIDAD, es hora del despertar, es hora de los valientes, reflexionemos sobre lo que dijo el Pastor Protestante Alemán Martin Niemoeller (1892-1984)  Preso político Nazi.

“Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.”
Todos juntos podemos lograr lo que muchos consideran imposible.
Fuerza y Fe.
Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez


No hay comentarios:

Publicar un comentario