sábado, 12 de mayo de 2018

Los Nefastos.


1.      adj. Dicho de un día o de cualquier otra división del tiempo: Triste, funesto, ominoso.
2.      adj. Dicho de una persona o de una cosa: Desgraciada o detestable.
Real Academia de Lengua Española.

Desde las elecciones de 1998 a la fecha actual Venezuela ha vivido una historia nefasta, en cuanto a los desaciertos políticos, económicos, sociales y morales, que a fin de cuentas engloban lo que ha desencadenado esta tragedia de proporciones épicas, que afectó y afecta a la vida de todo aquel que vivió y vive en nuestro país.

Afirmamos por una parte que los que ostentado el poder en Venezuela desde el comandante supremo hasta el presidente obrero, han sido sin duda los más nefastos de esta historia que nos ha tocado ser testigos.

Chávez un ser maquiavélico y sin ninguna duda nefasto, dividió al país aupando el odio a sus seguidores lo que degenero en el odio de sus adversarios. Maduro, un mediocre, casi obeso, antipático y sin carisma también es otro nefasto, su negligencia en la toma de decisiones, su corrupción desmedida cuasi competitiva con la de los Chávez, sus lazos con el narcotráfico, ha destrozado lo poco que había dejado el muñeco de cera, su crueldad sin límites y su cinismo es en realidad un caso que creo debiera ser estudiado por especialistas en siquiatría criminal.

En el medio de ambos (Chávez - Maduro) se encuentran otra serie de personajes nefastos que engrosan las filas del régimen, todos conocidos: Diosdado, Iris, Tarek, Jaua, El Alsaimi, los Rodríguez, etc, todos nefastos genios del mal, sanguijuelas, rémoras sin oficio ni beneficio.

Pero los nefastos no son de la exclusividad del régimen, también dentro de la oposición hay unos cuantos, ya hoy se identifican muy fácil, porque sus actos como la tos, no se puede ocultar mucho, son aquellos que se empeñaron en opacar, retardar, velar, errar y confundir, tanto a líderes opositores como al mismo ciudadano y a ellos debemos recordarles siempre, deben de ser execrados de la vida política de la nación y sin duda alguna diría que son tan culpables como nuestros opresores.

El primer nefasto a recordar es el impresentable Timoteo Zambrano, con la excusa de ser diplomático desde el inicio de la coalición de la oposición (la MUD) se empeño en aletargar, ralentizar toda acción en contra del régimen, yo desearía en un futuro no muy lejano se investigara con lupa las cuentas y finanzas de este, porque estemos claros en algo, este tipo de acciones no se hacen gratis, ni por amor al arte, porque de otra forma a parte de nefasto, sería estúpido en el amplio sentido de la palabra.

Otro nefasto dentro de la oposición ha sido Chuo Torrealba, que más útil era a la oposición en su programa el radar de los barrios, porque al menos denunciaba, que ahora haciendo de líder político, activista  o como lo quieran llamar, muestra su cara para generar desunión dentro de la oposición, al salir al paso al apoyar al farsante de Falcón.

Y a este par le podemos sumar también al grupo de los nefastos a Enrique Márquez y el grupito de coleados que fueron electos como diputados en la Asamblea Nacional, ahora se hacen llamar facción de nombre Cambiemos, realmente no extrañaría mucho que todos los hilos de ese grupo de nefastos dizque opositores los moviera el nefasto mayor, el padrote, Manuel Rosales, de este genuflexo, mercenario mercantilista no me voy a extender, me causa muchas nauseas.

La oposición tiene el sacro deber de exorcizarse y apartar de una vez por todas a los nefastos infiltrados desde hace tiempo, es la única vía que garantice un accionar homogéneo, a pesar de las diferencias tácticas que pudieran existir, porque el objetivo es claro: la salida de Maduro y sus pandilleros del poder.

Si bien a pesar de nuestros esfuerzos, no hemos tenido victorias que sacudan la tierra, pero tampoco hemos sido derrotados y esto a pesar de los nefastos, sin ellos la posibilidad, de rescatar la democracia en Venezuela se multiplica.

El 20 de mayo realmente es una forma de decir estamos cansados de la miseria impuesta por un grupo de vándalos. Sabemos que el régimen y sus candidatos tienen preparado el fraude y lógicamente no se debe participar, debemos explicar lo suficientemente claro día a día lo que significa el no votar y de esta forma no dejar espacio a los nefastos colaboracionistas del régimen sacar provecho, engañando y  mintiendo descaradamente que ese día existe la posibilidad de sacar al tirano.

Si no quieres ser un nefasto, no votes y estarás en el lado correcto de la historia. Luego la calle hablara.

Fuerza y Fe.
Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez



No hay comentarios:

Publicar un comentario