lunes, 30 de abril de 2018

No más Impunes.



“Entre las diversas maneras de matar la libertad, no hay ninguna más homicida para la república que la impunidad del crimen o la proscripción de la virtud.” Francisco de Miranda.

Hoy recuerdo una conversación que tuve con un buen amigo y profesor, hace al menos veinticinco años atrás, donde le preguntaba porque la Policía se dejaba sobornar, su respuesta en ese momento fue: por la impunidad, agregando que esta de seguir (y valla que siguió) se llevaría al país por los cachos, mi buen amigo no estaba tan equivocado.

Ciertamente uno de los graves problemas que sufre el país (entre tantos) es el alto nivel de impunidad existente y es que pareciera que se adentro en el ADN de todo aquel que trabaja para el estado, su pensamiento es: si él lo hace y no le pasa nada, porque yo no lo voy hacer, si a esto le sumamos el amor al dinero fácil y rápido, comenzamos a entender el porqué de la dimensión de la tragedia actual que vivimos.

No es un secreto que antes de Chávez existía cierto grado de corrupción e impunidad dentro del país, pero con su entrada se multiplico exponencialmente a niveles realmente aterradores donde prácticamente en todos los órganos del estado existe este flagelo, durante su mandato y con la bonanza de los ingresos petroleros este cáncer carcomió los propios cimientos de la nación colocándola en la miseria actual y encima para colmo dejo un predecesor más voraz.

Me viene a la memoria el libro "Antes del fin" de Ernesto Sabato donde dice en una parte “Y entonces me pregunto en qué clase de sociedad vivimos, qué democracia tenemos donde los corruptos viven en la impunidad, y al hambre de los pueblos se la considera subversiva”. 

Han empezado a salir a la luz pública cientos de casos (que en realidad serán miles) y esto es producto de la guerra interna dentro del polo patriótico, donde la corrupción ha sido tan evidente que buscan hasta cambiarle el nombre a somos Venezuela,  esta guerra empezó en sus filas por apartar o tocar interés entre ellos mismos y ahí empezaron las disputas y a sacarse los trapos sucios, porque bien sabemos que todos tienen rabo de paja, es tan descomunal el robo al estado que desde secretarias de bajo nivel  hasta los cargos en las más altas esferas están metidos en el ajo.

Quien de los nuevos magnates o nuevos ricos, adinerados, que hayan formado parte del gobierno nacional, estadal o municipal bajo la bandera del oficialismo soportaría una auditoria seria, marcando como punto de salida su patrimonio antes de formar parte del aparato del Estado, como explicarían sus sendas fortunas y en este punto me pregunto:  ¿de qué tamaño será el rabo de paja de Falcón?, ¿quién financia su campaña?, ¿accedió a participar en el bodrio del 20 de mayo de Maduro a cambio de que no salieran cosas de su gestión como gobernador? , ¿Cuanto era su patrimonio hace 20 años y cuanto es su patrimonio ahora?, ¿de dónde saca para poner a vivir a sus hijos fuera de Venezuela?, ¿pasara a la historia como otro impune más?

No sé cuantos compatriotas se hacen estas preguntas y me arriesgo a decir que a muchos poco le importan y es que al parecer no se acaba de entender que las medicinas que faltan, las deficiencias eléctricas, los malos servicios públicos e incluso la inseguridad es producto de la corrupción y que esta seguirá mientras exista la impunidad.

Tener una mejor Venezuela pasa por erradicar la impunidad en todos los niveles, pero también en diseñar un sistema donde todos podamos vivir bien y gozar de un estado de bienestar sin tener la necesidad de ser ricos para esto, insisto muchos modelos de esto existen en el mundo que dan fe de su viabilidad en su aplicación.

Finalizo con las palabras del poeta alemán Bertolt Brecht “¡Contra la injusticia y la impunidad! Ni perdón ni olvido.”

Fuerza y fe.

Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez





sábado, 21 de abril de 2018

Pax Maduro


Desde hace ya al menos 17 años hemos venido escuchando el ofrecimiento de paz, tanto del difunto padre de la tragedia, como de su hijo político desde el 2013, cuando se alzo victorioso en otro fraude más y donde su rival entrego sin dar la debida pelea… pasemos página esto es pasado.
Desde el 2014 Nicolás Maduro catalogado ya de tirano, traficante y ladrón (por medio mundo) viene ofreciendo la paz para la nación; pero es una paz que huele mal, porque es la paz de los muertos. Se cuentan por millares los abatidos por las manos de la delincuencia (protegida por el régimen), cifras alarmantes de caídos por la enfermedad gracias a la falta de medicamentos (tener una enfermedad crónica es sentencia casi segura de muerte) y ya también súmanos muertos por el hambre que va en aumento.
Nosotros nos oponemos a esta paz podrida, es un ser deforme, impuesta por los que dominan este cementerio, lo que era un pais.
Algunos aún se mantienen en silencio o rodilla en tierra como aseveran ellos mismos por la comodidad de ser dominados, una mayoría cada vez mayor sufre por estar consientes de esta situación y vivirla en carne propia, los que han elevado sus voces contra este crimen están presos o exiliados (Leopoldo López, Carlos Vecchio, David Smolansky, Gilber Caro, Antonio Ledezma y cientos más), todos vilipendiados públicamente, con mentiras y descalificaciones para evitar que los pocos seguidores que les queda al régimen despierten y descubran que su grito de todo por la patria es realmente todo por la plata y los que dicen todo por las leyes realmente están por lo billetes.
En todo este panorama, ¿qué salida se le puede dar?, ¿cómo podemos ser parte de la solución?
Ser parte de la solución comienza en el nosotros unidos y movilizados dentro y fuera del país, consientes que el final del régimen pasa por echarlos fuera del poder o los poderes que controlan para su beneficio y esto pese a lo que muchos piensan esta cerca, todos juntos, congregados miles o millones en la calle podemos lograr el cambio deseado, los que matan temerán al ver la unión con un objetivo claro.
Los llamados están siendo hechos, ¿acudiremos a él? o simplemente seguiremos aplastados en nuestros sitios de costumbre viendo cómo sobrevivir y esperando las limosnas del régimen.
“Que hable la calle, que hable con gente” hoy está más vigente que nunca, no por ti, no por mí, no por Leopoldo, Allup, Ledezma, Machado, Capriles, no por nosotros, sino por Venezuela.
Fuerza y fe.

Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez

sábado, 14 de abril de 2018

Al cabo que ni quería.


La política en Venezuela y sobre todo la oficial del régimen de Maduro parece se ha convertido en una comedia y realmente es una tragedia. En días recientes en el marco de la Cumbre de las Américas donde la gran mayoría de los países se ha pronunciado en contra de la situación actual de Venezuela, llegando al punto de retirar la invitación o no permitir la presencia de Nicolás en la misma, ya que el rechazo a la crisis que vive nuestra nación es inaceptable al mundo, dado que la potencialidad y recursos con que contamos no justifica lo que sucede; esta situación es solo comparable a naciones que han vivido una guerra o un desastre natural de proporciones dantescas. El dictador de Maduro luego de sus acostumbradas bravuconadas de micrófono, luego de vociferar “Llueva, truene o relampaguee, asistiré” dice que no va a asistir a la cumbre, alegando que prefiere conmemorar los hechos (lamentables) del 2002, donde él fue uno de los pistoleros del puente Llaguno, esto me trae el recuerdo de  aquella frase del famoso comediante mexicano Chespirito “Al cabo que ni quería” la cual solía decía cuando no le daban algo que el quería, solo esto le falto decir a Maduro para completar su ridiculez,.
Pero también ha habido dentro de la oposición participes de esta tragicomedia, muchos que sus hechos y acciones los han desenmascarados y les han dado el calificativo de colaboracionistas o celestinos del régimen en el mejor de los casos dentro de la oposición, estos seres ya (a Dios gracias) más escasos dentro de las filas de los que pedimos y exigimos salir de este régimen de la forma que el pueblo decida. Con esto me refiero al señor Timoteo Zambrano, este que ya debe de ser innombrable, a parte de impresentable, sus triquiñuelas y manipulaciones para mantener oxigenado a un régimen despiadado que no conoce de ninguna forma de dar bienestar a sus ciudadanos o como dijeran dentro del discurso populista… al pueblo, él es simplemente inaceptable por quienes deseamos realmente la construcción de una mejor Venezuela.
Ahora este triste personaje sale a mostrar su cara nuevamente (y de paso apoyando la elección de Falcón), le cierran la puerta y se mete por la ventana y es que algunos como este señor piensa que uno de los grandes defectos del elector venezolano que es su falta de memoria, buscan siempre sacar el beneficio de ello, se aparto o lo apartaron del grupo de negociadores de la MUD porque ya era muy evidente su posición y ahora quiere regresar bajo otra bandera de otro partido; los que tenemos buena memoria debemos recordar a todos los que de una u otra forma los que han entorpecido el cambio que Venezuela necesita y en especial a este señor que le aplica una frase célebre del político y estadista británico Sir Winston Churchill “En la guerra nos pueden matar una vez; en política, muchas veces" y a este individuo debe de ser apartado tantas veces sea necesario de la vida política venezolana, para beneficio no de uno, sino de un país, si logramos esto quizás quede como Rodríguez Zapatero en España, recordado más no querido.
Y ya que he traído a estas líneas a otro impresentable, como se ha convertido el ex presidente español Rodríguez Zapatero al apoyar el fraude cantado del 20 de mayo, me pregunto ¿que existe en Venezuela que este señor quiere mantener oculto al pretender que permanezca en el poder el régimen?, es que esta figura quien aseguraba que la crisis que se le venía encima (la burbuja) en España e insistía que no existía hasta que le exploto en su cara perjudicando a miles de ciudadanos de su país tiene las cualidades éticas , morales y de visión para decir que el es garante de la transparencia de un proceso que no reúne lo mínimo para ser transparente, como la crisis que atravesó España, lo que vive Venezuela y el sol, no se puede tapar con un dedo. 
He manifestado y mantengo que la UNIDAD, tanto política, como de la sociedad en general es imperante para lograr los cambio que nos hagan retomar la senda del progreso y la reconstrucción de la nación, UNIDAD en el objetivo, UNIDAD en la lucha, las estrategias por diferentes que sean deben apuntar a un solo punto, la salida de Maduro y su grupo del poder, lo demás vendrá por si solo.

Fuerza y fe.
Maximo Díaz-Estébanez.

@DiazEstebanez

sábado, 7 de abril de 2018

Iguales ¡NO!


Hoy veo con gran preocupación el futuro de nuestra Venezuela. Esta preocupación no viene generada por el temor de ver al régimen perpetuarse en el tiempo, todo lo contrario, se que como en el día hay luz, a ellos los días que le quedan están contados, su maldad va a terminar para dar paso a nuevas opciones, a un futuro mejor.
Mi preocupación es por el día después a la salida del jumento de Miraflores  y su cortejo de mal, ¿Cómo vamos a ser y actuar nosotros, los que fuimos víctimas durante tanto tiempo?.
Hoy temo por tantas muestras de odio y ganas de revanchismo de muchas personas que dan rienda suelta a su bilis, no piensan, no razonan, se han convertido en jueces y verdugos. En esta breve reflexión quiero dejar claro no abogo por el perdón para los criminales, ellos deben de pagar lo que la justicia (una real, no la injusta que ha estado presente en los últimos años) dicte, lo que no creo es que nosotros los ciudadanos debamos emitir sentencias que no nos corresponden, eso no nos hace diferentes a ellos (el régimen y sus adeptos), debemos velar porque impere la ley escrita, que no se interprete a conveniencia, sino que se cumpla.
Para refundar el estado, para reconstruir el país, es necesario la unidad de su pueblo, para lograr esto debemos deshacer lo que principalmente el putrefacto de Sabaneta hizo… dividirnos, esto prevalece hoy, si bien es cierto que existe una inmensa mayoría que adversa al régimen, también es cierto que hasta que no nos unifiquemos como pueblo no saldremos adelante y para esto debemos echar a un lado las diferencias que nos fueron sembradas.
Múltiples ejemplos encontramos en la historia de lo que pueden lograr los pueblos unificados, positiva y negativamente, Alemania y Japón por mencionar algunos,  nosotros debemos buscar lo positivo, lo que ha servido y sirve, debemos desmitificar que somos distintos al resto de la humanidad, este mito también lo quiso impulsar el putrefacto para manipular y justificarse y de cierta manera ha prevalecido, debemos seguir el ejemplo de éxito de las sociedades donde se practica el concepto del Estado de bienestar social.
Nuestro deber y responsabilidad es ser mejores que los que han manejado al estado en estos últimos tiempos, rescatar los valores éticos y morales es prioritario, hay que traerlos de regreso, el régimen los aparto, no les interesaba para hacer de las suyas, le era necesario corromper todo lo que estuviera a su alcance, por eso su odio a los que difieren y disienten.
Soplan vientos de cambio.  Tiempos de transformaciones.  Ya se nota como sube la marea y golpea las barquichuelas apostadas en la orilla del puerto de las esperanzas que se desvanecían.
Las pasiones impiden tomar decisiones acertadas que redunden en beneficio de todos. Cazar brujas por cazarlas no nos ayuda, todo lo contrario. Apartémonos del revanchismo y de las venganzas, demos paso a un Estado de justicia y bienestar para todos. De lo contrario notaremos entonces como del mismo cuero salen las correas.

Fuerza y fe
Maximo Díaz-Estébanez.

@DiazEstebanez