domingo, 11 de marzo de 2018

Votar por el Diablo o Frente Ampliado Nacional.


El devenir político venezolano se encuentra en una encrucijada, donde una serie de variables que generalmente van en aumento indican en primer lugar el desorden estratégico y la falta de coordinación imperante dentro de ese amplio espectro llamado oposición.
Por un lado, muchos creen que el descontento generalizado por la negra realidad que atraviesa la nación, puede generar una gigantesca ola de votos castigo, que podría generar el cambio político que tanto reclama el país, si bien es correcta esta apreciación, ya que muchos votarían en su desesperación por el mismo Diablo con tal de sacar del poder a estos sátrapas mafiosos, no se han tomado en cuenta uno de los grandes reclamos hechos por la oposición, la ilegitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente, aceptar participar en los comicios convocada por esta es darle legitimidad a una autoridad creada por la arbitrariedad, nacida del fraude; y esto sin sumar otro factor, que es que el árbitro no es, ni será imparcial.
Por otro lado, tenemos el lanzamiento de un movimiento unitario ampliado, que si bien es muy positivo, muchos analistas lo consideran tardío (más vale tarde que nunca), lo cierto es que el sumar factores que antes no tenían participación, ni eran escuchados para la toma de decisiones, ahora al menos tendrán voz, la pregunta en este caso ¿existirá alguna depuración dentro de las viejas voces de la unidad y se apartaran aquellas que no querían ir o enfrentar frontalmente al régimen?, esperemos que sí; lo malo, es que otra parte y otros líderes pese a querer lograr el mismo objetivo que es echar del poder a quienes crearon esta desgracia que vive todo un país, es que no se han sumado a este frente único, ¿es que no aprendemos que todos debemos remar hacia el mismo lado?. En ese aspecto, pese a que en el exterior se ven algunas situaciones parecidas, se logran salvar las diferencias y se consiguen unir las voces y el esfuerzo  para echar adelante las acciones pertinentes, claro ejemplo de esto fue el 16J, donde se lograron unos números impresionantes, nuestros hermanos allá en Venezuela deben tomar este ejemplo de la diáspora.
Los objetivos de este Frente Amplio Venezuela Libre, son claros, exigir un árbitro imparcial para que exista transparencia en un proceso electoral, acabar con el desconocimiento a la autoridad de la Asamblea Nacional por parte del régimen, el rechazo y desmontaje de la Asamblea Nacional Constituyente, aceptar la ayuda humanitaria internacional, elecciones en enero del 2019 (cosa que no me parece, en lo particular exigiría la renuncia y renovación de los poderes para unas elecciones libres) y el desconocimiento de los resultados electorales del 20 de mayo, movilizaciones nacionales y mundiales.
A esos objetivos yo en mis reflexiones le añadiría, el impulso a la abstención activa y el boicot abierto a las elecciones del día 20 de mayo, pero todos los objetivos planteados solo los vamos a conseguir con la presión de la gente en la calle, en protesta pacífica, esto no es nuevo ya en el 2014 lo planteo Leopoldo López “Que hable la calle y hable con gente”

Fuerza y Fe.

Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez


No hay comentarios:

Publicar un comentario