domingo, 15 de octubre de 2017

Encrucijadas, Intervención.

Vaya lio en la que nos encontramos metidos los venezolanos, por un lado un régimen que se atornilla con todas las argucias conocidas y por conocer y por otro, una oposición temerosa, reaccionaria, tímida y que pareciera que improvisa la gran mayoría de sus estrategias para acceder al poder.
La oposición venezolana conformada por una gran multitud de colores, le ha costado desde su creación ponerse de acuerdo a la ruta a seguir para sacar del poder tanto a Chávez como a Maduro (que debía ser más fácil por las múltiples razones que ya conocemos); desde hace ya cierto tiempo muchas voces se han elevado para que se depure, incluso se amplié la participación en la toma de decisiones dentro de la oposición, pero esto aun no se materializa y mientras tanto los problemas de la nación van en aumento y la esperanza de retornar de muchos que nos vimos forzados a dejar el país por múltiples razones, se van perdiendo como lagrimas en la lluvia, todo esto frente a los ojos de los muchos países que nos abrieron los brazos para recibirnos, países que hoy muchos se han pronunciado de manera más o menos contundente, con la excepción de algunos (contados con una mano y sobran dedos) que han tomado medidas también más o menos fuertes contra el grupo y responsables de la tragedia patria.
Muchos venezolanos y sobre todo en el exterior elevan opiniones tan vario pintas como colores en el arco iris, pero sin duda la más repetida es a favor de que se materialice una intervención que eche a patadas a todos estos sátrapas que han dirigido a la nación al estado actual de indigencia institucional, política y económica, muchos ven a Trump como el nuevo libertador de la tierra que pario muchos de estos. Lo cierto es que esta visión solo muestra el grado de desconfianza que existe para nuestra dirigencia política (no a todos gracias a Dios) para dar fin al socialismo del siglo XXI y todo el caos generado gracias a ella. Ciertamente los desaciertos de la actual dirigencia política (no todos) ha alargado el parto de un país que quiere retomar la senda de las naciones con progreso y bien estar.
También es cierto que si debemos agradecer a nuestra dirigencia política algo, es su empeño en buscar una solución pacifica, donde el sacrificio de vidas no sea necesario y por eso  la vía electoral es la señalada, pero, esta vía se venido debilitando, ya son muy evidentes las triquiñuelas del régimen donde lo que ganamos con votos, nos lo quitan con el TSJ y ahora con la ilegitima ANC a su medida, ¿Cómo la dirigencia política nos va a garantizar las gobernaciones que ganemos con votos? si ya el régimen canto la jugada de que se tienen que someter a la ANC… Esto simplemente nos lleva nuevamente al mes de Abril cuando comenzaron las protestas de calle, ahora con la diferencia de una mayor desconfianza a nuestra dirigencia, y sobre todo mientras se mantengan en esa dirigencia personajes repulsivos, colaboracionistas y ambiciosos como MR, TZ, HR, HF, CO (uso abreviaturas en los nombres porque es fácil identificarles) entre otros menos visibles, pero todos con algo en común el egoísmo.
Mientras en esta dirigencia no se haga una purga real y se aparten lamentablemente el cambio político tardara aun más, porque de algo se puede estar seguro ese cambio con las actuales condiciones es indetenible.
Con este panorama el único camino viable que garantice  ese cambio, la salida al desastre es la protesta, y nuevamente el tiempo le da la razón a Leopoldo López y a todos los que propusieron la protesta pacífica, como única vía para forzar el cambio que la nación necesita.  
Fuerza y Fe.
#LuchemosConMásFuezaPorVzla
#LibertadYa
#YoLuchoConVoluntadPopular
#QueHAYAjusticia
Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
Si quieres leer otras Reflexiones desde Roca visita www.maximodiaz.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario