domingo, 29 de octubre de 2017

Deslastrarse.

Si hay algo cierto hoy día, es la ruptura de la MUD como órgano coordinador de las fuerzas opositoras contra este nefasto régimen que asola al país. Ahora que haremos ¿Desfallecer? , ¿Claudicar?,  ¿Rendirnos? Para todas estas preguntas la misma respuesta NO, ha llegado el momento de forjar desde el dolor de las traiciones, desde el asco a las manipulaciones, desde el barro que nos sumergió los errores, lastres e intereses ocultos de personas dentro de la MUD. Es hora de  una nueva coordinación para la UNIDAD NACIONAL para lograr echar a patadas y directo a la prisión a toda esa pléyades de sinvergüenzas, ladrones, narcos y corruptos que han tenido las riendas del país en las últimas dos décadas.
Ya estando claros que es un deber refundar una nueva unidad nace una nueva incógnita, ¿qué característica debe de tener esta unidad?, en primer lugar principios sólidos, sin rabos de paja, sin intereses personales, en segundo lugar y no menos importante fijar que el único objetivo es derrocar al régimen por cualquier vía que asegure el acceder al poder, en tercer lugar pero sobre todas las cosas es salir del lastre de estas funestas personas que han estado involucradas dentro de la vieja unidad entorpeciendo estrategias, elementos como: Manuel Rosales, Henry Falcón, Timoteo Zambrano, Henry Ramos, Guillermo Aveledo y todos aquellos que han retardado lo inevitable, el cambio que pide llegar a gritos.
Deslastrarse es fundamental para lograr el cambio político que requiere el país, dejar atrás esos personalismos e intereses que han entorpecido la transición de la dictadura totalitaria a la democracia, salir primero de estos egos que prefieren la convivencia con los tiranos a cambio de migajas y traicionando a la gran mayoría que exige una ruta real para lograr la salida del régimen, el cambio que nos lleve por sobre todas las cosas a retomar la senda del progreso.
Todo esto nos lleva a preguntarnos ¿cuál será la ruta a tomar para salir de este nefasto presente?, en el pasado reciente hemos probado un par de variantes que no nos han dado los resultados esperados.
La primera de estas fue la protesta de calle, si bien es cierto que esta sirvió para mostrar al mundo la barbarie que viven los venezolanos por la represión, persecución y en resumidas cuentas toda clase de violaciones a los derechos fundamentales y humanos a que estamos sometidos, esta no nos llevo a cumplir el objetivo primordial desalojar del poder a los corruptos, esto producto de los criterios ambiguos y enfrentados donde muchos sentían que debían avanzar y otros (el lastre)  que por sus intereses mezquinos evitaban esto y obligando a utilizar términos como la resistencia, cuando lo oportuno en ese momento era pasar a la ofensiva.
La segunda ruta tomada fue la electoral, la cual fue la peor de todas, dado las condiciones de la misma; acabábamos de denunciar el mega fraude de la Asamblea Nacional Constituyente, acabábamos de realizar una consulta la cual fue un éxito sin precedente sobre todo a nivel internacional, sin embargo gran parte de la dirigencia sobre todo los lastres decidieron participar y que se gano, ¿demostrar  que son ladrones y tramposos los del régimen? esto acaso no se sabía ya, lo único pienso yo que sirvió fue para tumbar algunas caretas dentro de la oposición y ver quien sirve a quien.
La participación en las contiendas electorales dentro de Venezuela sin las garantías de trasparencia mínimas y la certeza de la manipulación cero, solamente así valdría la pena de lo contrario solo sirve a los fines del régimen, dándoles los argumentos discursivos a los que nos tienen acostumbrados, además que solamente genera ambigüedad en la posición de la oposición, perdiendo así credibilidad y no vale la excusa de pelear todos los espacios.
El único espacio valido para la lucha es el de la recuperación total y absoluta de la democracia y la nación y los caminos que nos distraigan de esto deben de ser apartados.  
El camino valido es la calle, como en Berlín del 89 o la primavera árabe o los ucranianos, solo la protesta multitudinaria y sin retorno es la vía para derrocar el narco régimen y si este quisiera detener esta movilización multitudinaria usando como es de costumbre la violencia, allí la comunidad internacional vigilante debiera de actuar para devolvernos lo robado, nuestra democracia.
Leopoldo López, AntonioLedezma y María Corina, han sido los únicos claros en fijar la ruta clara para salir de las ratas, Leopoldo y Antonio  presos de conciencia, Maria Corina apartada por los lastres, es la hora de quitar a estos.
Fuerza y Fe.
#LuchemosConMásFuezaPorVzla - #LibertadYa  - #YoLuchoConVoluntadPopular
#QueHAYAjusticia - #YoSoyVenezuela
Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
Si quieres leer otras Reflexiones desde Roca visita www.maximodiaz.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario