domingo, 29 de octubre de 2017

Deslastrarse.

Si hay algo cierto hoy día, es la ruptura de la MUD como órgano coordinador de las fuerzas opositoras contra este nefasto régimen que asola al país. Ahora que haremos ¿Desfallecer? , ¿Claudicar?,  ¿Rendirnos? Para todas estas preguntas la misma respuesta NO, ha llegado el momento de forjar desde el dolor de las traiciones, desde el asco a las manipulaciones, desde el barro que nos sumergió los errores, lastres e intereses ocultos de personas dentro de la MUD. Es hora de  una nueva coordinación para la UNIDAD NACIONAL para lograr echar a patadas y directo a la prisión a toda esa pléyades de sinvergüenzas, ladrones, narcos y corruptos que han tenido las riendas del país en las últimas dos décadas.
Ya estando claros que es un deber refundar una nueva unidad nace una nueva incógnita, ¿qué característica debe de tener esta unidad?, en primer lugar principios sólidos, sin rabos de paja, sin intereses personales, en segundo lugar y no menos importante fijar que el único objetivo es derrocar al régimen por cualquier vía que asegure el acceder al poder, en tercer lugar pero sobre todas las cosas es salir del lastre de estas funestas personas que han estado involucradas dentro de la vieja unidad entorpeciendo estrategias, elementos como: Manuel Rosales, Henry Falcón, Timoteo Zambrano, Henry Ramos, Guillermo Aveledo y todos aquellos que han retardado lo inevitable, el cambio que pide llegar a gritos.
Deslastrarse es fundamental para lograr el cambio político que requiere el país, dejar atrás esos personalismos e intereses que han entorpecido la transición de la dictadura totalitaria a la democracia, salir primero de estos egos que prefieren la convivencia con los tiranos a cambio de migajas y traicionando a la gran mayoría que exige una ruta real para lograr la salida del régimen, el cambio que nos lleve por sobre todas las cosas a retomar la senda del progreso.
Todo esto nos lleva a preguntarnos ¿cuál será la ruta a tomar para salir de este nefasto presente?, en el pasado reciente hemos probado un par de variantes que no nos han dado los resultados esperados.
La primera de estas fue la protesta de calle, si bien es cierto que esta sirvió para mostrar al mundo la barbarie que viven los venezolanos por la represión, persecución y en resumidas cuentas toda clase de violaciones a los derechos fundamentales y humanos a que estamos sometidos, esta no nos llevo a cumplir el objetivo primordial desalojar del poder a los corruptos, esto producto de los criterios ambiguos y enfrentados donde muchos sentían que debían avanzar y otros (el lastre)  que por sus intereses mezquinos evitaban esto y obligando a utilizar términos como la resistencia, cuando lo oportuno en ese momento era pasar a la ofensiva.
La segunda ruta tomada fue la electoral, la cual fue la peor de todas, dado las condiciones de la misma; acabábamos de denunciar el mega fraude de la Asamblea Nacional Constituyente, acabábamos de realizar una consulta la cual fue un éxito sin precedente sobre todo a nivel internacional, sin embargo gran parte de la dirigencia sobre todo los lastres decidieron participar y que se gano, ¿demostrar  que son ladrones y tramposos los del régimen? esto acaso no se sabía ya, lo único pienso yo que sirvió fue para tumbar algunas caretas dentro de la oposición y ver quien sirve a quien.
La participación en las contiendas electorales dentro de Venezuela sin las garantías de trasparencia mínimas y la certeza de la manipulación cero, solamente así valdría la pena de lo contrario solo sirve a los fines del régimen, dándoles los argumentos discursivos a los que nos tienen acostumbrados, además que solamente genera ambigüedad en la posición de la oposición, perdiendo así credibilidad y no vale la excusa de pelear todos los espacios.
El único espacio valido para la lucha es el de la recuperación total y absoluta de la democracia y la nación y los caminos que nos distraigan de esto deben de ser apartados.  
El camino valido es la calle, como en Berlín del 89 o la primavera árabe o los ucranianos, solo la protesta multitudinaria y sin retorno es la vía para derrocar el narco régimen y si este quisiera detener esta movilización multitudinaria usando como es de costumbre la violencia, allí la comunidad internacional vigilante debiera de actuar para devolvernos lo robado, nuestra democracia.
Leopoldo López, AntonioLedezma y María Corina, han sido los únicos claros en fijar la ruta clara para salir de las ratas, Leopoldo y Antonio  presos de conciencia, Maria Corina apartada por los lastres, es la hora de quitar a estos.
Fuerza y Fe.
#LuchemosConMásFuezaPorVzla - #LibertadYa  - #YoLuchoConVoluntadPopular
#QueHAYAjusticia - #YoSoyVenezuela
Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
Si quieres leer otras Reflexiones desde Roca visita www.maximodiaz.com

domingo, 15 de octubre de 2017

Encrucijadas, Intervención.

Vaya lio en la que nos encontramos metidos los venezolanos, por un lado un régimen que se atornilla con todas las argucias conocidas y por conocer y por otro, una oposición temerosa, reaccionaria, tímida y que pareciera que improvisa la gran mayoría de sus estrategias para acceder al poder.
La oposición venezolana conformada por una gran multitud de colores, le ha costado desde su creación ponerse de acuerdo a la ruta a seguir para sacar del poder tanto a Chávez como a Maduro (que debía ser más fácil por las múltiples razones que ya conocemos); desde hace ya cierto tiempo muchas voces se han elevado para que se depure, incluso se amplié la participación en la toma de decisiones dentro de la oposición, pero esto aun no se materializa y mientras tanto los problemas de la nación van en aumento y la esperanza de retornar de muchos que nos vimos forzados a dejar el país por múltiples razones, se van perdiendo como lagrimas en la lluvia, todo esto frente a los ojos de los muchos países que nos abrieron los brazos para recibirnos, países que hoy muchos se han pronunciado de manera más o menos contundente, con la excepción de algunos (contados con una mano y sobran dedos) que han tomado medidas también más o menos fuertes contra el grupo y responsables de la tragedia patria.
Muchos venezolanos y sobre todo en el exterior elevan opiniones tan vario pintas como colores en el arco iris, pero sin duda la más repetida es a favor de que se materialice una intervención que eche a patadas a todos estos sátrapas que han dirigido a la nación al estado actual de indigencia institucional, política y económica, muchos ven a Trump como el nuevo libertador de la tierra que pario muchos de estos. Lo cierto es que esta visión solo muestra el grado de desconfianza que existe para nuestra dirigencia política (no a todos gracias a Dios) para dar fin al socialismo del siglo XXI y todo el caos generado gracias a ella. Ciertamente los desaciertos de la actual dirigencia política (no todos) ha alargado el parto de un país que quiere retomar la senda de las naciones con progreso y bien estar.
También es cierto que si debemos agradecer a nuestra dirigencia política algo, es su empeño en buscar una solución pacifica, donde el sacrificio de vidas no sea necesario y por eso  la vía electoral es la señalada, pero, esta vía se venido debilitando, ya son muy evidentes las triquiñuelas del régimen donde lo que ganamos con votos, nos lo quitan con el TSJ y ahora con la ilegitima ANC a su medida, ¿Cómo la dirigencia política nos va a garantizar las gobernaciones que ganemos con votos? si ya el régimen canto la jugada de que se tienen que someter a la ANC… Esto simplemente nos lleva nuevamente al mes de Abril cuando comenzaron las protestas de calle, ahora con la diferencia de una mayor desconfianza a nuestra dirigencia, y sobre todo mientras se mantengan en esa dirigencia personajes repulsivos, colaboracionistas y ambiciosos como MR, TZ, HR, HF, CO (uso abreviaturas en los nombres porque es fácil identificarles) entre otros menos visibles, pero todos con algo en común el egoísmo.
Mientras en esta dirigencia no se haga una purga real y se aparten lamentablemente el cambio político tardara aun más, porque de algo se puede estar seguro ese cambio con las actuales condiciones es indetenible.
Con este panorama el único camino viable que garantice  ese cambio, la salida al desastre es la protesta, y nuevamente el tiempo le da la razón a Leopoldo López y a todos los que propusieron la protesta pacífica, como única vía para forzar el cambio que la nación necesita.  
Fuerza y Fe.
#LuchemosConMásFuezaPorVzla
#LibertadYa
#YoLuchoConVoluntadPopular
#QueHAYAjusticia
Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
Si quieres leer otras Reflexiones desde Roca visita www.maximodiaz.com