lunes, 7 de agosto de 2017

Regionales o el síndrome de Estocolmo.

Los que pretendemos ver libre la republica muchas veces quedamos estupefactos por las declaraciones de muchos voceros-líderes de la oposición, donde estas declaraciones a muchos los ha llevado al suicidio político donde la única opción posible es el desaparecer de la palestra sino definitivamente al menos por un largo tiempo, esto a muchos por su edad solo les queda la primera opción que es la definitiva.
En pasados días, una declaración de uno de los más antiguos políticos existentes en Venezuela armo un revuelo de padre y señor nuestro, cuando este manifestó que su partido participaría en las elecciones regionales convocadas por el CNE (por cierto con bastante retraso), junto a otros que ya sabemos su talante, desde ese instante no falto quien lo tildara de senil, traidor y otras cosas más y todo esto desde la más profunda indignación, rabia pero sobre todo desconcierto. Muchos de estos que pretenden participar en estas regionales, sufren al menos de una rara enfermedad que yo llamo eleccionitis (fiebre de medirse) y un conformismo derrotero sin igual, carecen a fin de cuentas de oídos para escuchar el llamado de un pueblo que pide un cambio estructural completo del sistema, el medirse con sus rivales políticos no está mal en una época y contexto normal, pero justamente lo que se vive hoy en Venezuela no es normal.
En la política (hoy tan convenientemente desprestigiada para muchos) uno de los deberes para con los ciudadanos es ser coherente, otro es ser claro y transparente, pero sobre todas las cosas entender el objetivo. También sabemos que muchas veces se debe de ceder a la hora de tener acuerdos, este mismo señor en algún momento dijo jocosamente “En política muchas veces hay que doblarse para no partirse” (ahora creo que te estás doblando a posición de cubito dorsal, ¿aguantaras también la respiración?), insisto esto es válido en un contexto democrático y normal, no ahora.
La gran mayoría de la oposición venezolana denuncio el mega fraude de la constituyente, este perpetrado por el máximo organismo electoral en Venezuela el CNE, la compañía Smartmatic denuncio irregularidades en el proceso (al menos en ese), hemos denunciado al régimen de Maduro y compañía como un dictadura, cientos de venezolanos han muerto a manos de estos desalmados, van meses de protestas con su respectiva represión y como ñapa uno de los peores como lo es Aristóbulo Isturiz anuncia que la constituyente va a durar al menos dos años y aun así pretenden participar en un proceso electoral donde contra pones todo lo antes mencionado ¿qué es eso?, esto sin contar los antecedentes en las regiones pequeñas (alcaldías) o grandes (gobernaciones) donde se ha ganado a pesar de los obstáculos del régimen, olvidamos acaso a los alcaldes depuestos arbitrariamente o las gobernaciones paralelas, simplemente esta posición es inaceptable por carecer de sentido común y estar acorde a con la lucha por el rescate de la democracia y la libertad. Con que cara alguien que pretende participar en un proceso electoral se le presenta a la comunidad internacional o al propio pueblo tomando en cuenta todo lo antes expuesto, la única explicación que me viene es que sufren del síndrome de Estocolmo*.
Solo lograremos rescatar la democracia y la libertad, cuando todos veamos la montaña y no la hierba, lograremos la victoria en la calle y como dijo Leopoldo López “Que la calle hable con gente”

*Síndrome de Estocolmo Trastorno psicólogico temporal que aparece en la persona que ha sido secuestrada y que consiste en mostrarse comprensivo y benevolente con la conducta de los secuestradores e identificarse progresivamente con sus ideas, ya sea durante el secuestro o tras ser liberada.
Fuerza y fe.
#LuchemosConMásFuezaPorVzla
#LibertadYa
#YoLuchoConVoluntadPopular
#QueHAYAjusticia
Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias

Si quieres leer otras Reflexiones desde Roca visita www.maximodiaz.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario