domingo, 26 de marzo de 2017

¡Guerra! del PAN y la carta democrática.

Corría el año 1775, Francia  estaba sumida en una serie de revueltas producto de la escasez (consecuencia de las malas cosechas anteriores, no como en Venezuela que es producto de otra cosa) y alto precio del Pan. Según menciona Wikipedia “Esta revuelta, singular por su escala, estuvo determinada por el control de los precios del trigo (antes del retorno de la abundancia) y por la intervención de la tropa, todo ello como antecedentes de la Revolución francesa que tuvo lugar pocos años más tarde”. Por lo visto la historia tiende a repartirse, por supuesto con las distancias del tiempo y culturales que tienen Francia y Venezuela,  pero hay similitudes que no pueden ser pasadas por alto.
Hace una semana fue tomada,  supuestamente, de manera temporal una panadería ubicada en el centro de caracas, la mansión Bakery, esto para descontento de muchos, fue ocupada por los “Colectivos armados”, justificando con lo única escusa que conocen y repiten enfermamente “La guerra económica”.
Lo que bien es cierto esta acción ha sido solo un ensayo, ya fue realizada en una zona donde supuestamente el oficialismo (Chavismo - Madurismo) goza de un 100x100% de aprobación, esto no les ha salido como ellos esperaban, vecinos de la zona se manifestaron en contra de la acción y uno de los motivos fue la sacada de muchos sacos de pan de manera furtiva, negándoles a los vecinos el acceso a este. Esta prueba piloto de lo que llaman “Toma Temporal” que no es otra cosa que una nueva forma de expropiación, busca sumar nuevas formas de sometimiento a los ciudadanos por medio del control a la comida, en esta ocasión le toco al pan.
La Carta Democrática Interamericana.
Es un instrumento creado en el seno de la OEA (Organización de Estados Americanos) que como objetivo principal tiene el fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática (separación de poderes, elecciones, etc), con esta se busca proteger de cualquier ruptura del orden democrático o su alteración, que afecte gravemente en un país miembro.
La Carta Democrática implica en lo político, el compromiso de los gobernantes de cada país miembro, a defender la democracia, los derechos humanos y el orden jurídico en líneas generales, esta aunque se trate de una resolución y no de un tratado, es un marco referencial y puede conllevar a sanciones a cualquier miembro que de alguna forma rompa o altere el orden democrático.
El secretario general de la OEA Luis Almagro, ha presentado un informe nuevamente (van dos, el primero en el 2016), apoyado en el artículo 20 de la Carta Democrática, el cual dice:  “En caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente. El Consejo Permanente, según la situación, podrá disponer la realización de las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática. Si las gestiones diplomáticas resultaren infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente convocará de inmediato un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para que ésta adopte las decisiones que estime apropiadas, incluyendo gestiones diplomáticas, conforme a la Carta de la Organización, el derecho internacional y las disposiciones de la presente Carta Democrática. Durante el proceso se realizarán las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática”, solicita el debate.
Una de las violaciones cometidas a lo planteado en la Carta Democrática por parte del régimen venezolano es al artículo 23 de la misma el cual dice: “Los Estados Miembros son los responsables de organizar, llevar a cabo y garantizar procesos electorales libres y justos. Los Estados Miembros, en ejercicio de su soberanía, podrán solicitar a la OEA asesoramiento o asistencia para el fortalecimiento y desarrollo de sus instituciones y procesos electorales, incluido el envío de misiones preliminares para ese propósito”, esta violación queda demostrada por dos hechos irrefutables, el primero la suspensión arbitraria del referendo revocatorio que debió llevarse  a cabo en el 2016 y segundo la suspensión de las elecciones regionales también del 2016.
Al leer los artículos 20 y 23 se desmonta toda la mentira impulsada desde el régimen en cuanto a la ilegalidad del Secretario General de la OEA de solicitar la evaluación de Venezuela, además de que el artículo 23 justifica la dicha evaluación, las consecuencias de su aplicación seria:
1.     Con la activación de la Carta Democrática Interamericana se puede acordar la suspensión temporal del Estado Miembro, del ejercicio de su derecho de participación en la OEA.
2.     La intervención extranjera directa (Cascos azules u otras fuerzas) no está prevista en ninguno de los contenidos de la Carta Democrática, ya que eso iría en contra de los principios de no intervención, soberanía e independencia de los Estados, fundamentos que rigen el espíritu de la Carta de la Organización de los Estados Americanos (Art.3).(Este desmonta otra mentira más del régimen en cuanto a que la aplicación de la carta es el preludio de la invasión yanqui)
3.     La exclusión del sistema interamericano limita la capacidad de acción del gobierno, y este internacionalmente se encontrará aislado y en entredicha su gestión administrativa.
4.     Cualquier Estado miembro de la OEA o su secretario general podrán solicitar la convocatoria del Consejo Permanente para analizar la situación y adoptar las decisiones diplomáticas o de buenos oficios que se estimen convenientes, a fin de promover la normalización de la situación alterada.
Lo que se busca desde la oposición venezolana, comprometida a dar soluciones a la penuria impuesta por el régimen venezolano, es una salida democrática, pacífica y electoral, en otras palabras elecciones generales adelantadas.
Lamentablemente los traidores habituales que se desenmascaran dentro de la oposición como el iluminado Manuel Rosales, ahora funge de paladín del régimen sale al paso con que: “el llamado a elecciones generales que hace el secretario general de la OEA, Luis Almagro, no tiene sustento constitucional” y “no estar de acuerdo con la aplicación de la carta”, en la profunda ignorancia que profesa este desleal al pueblo de Venezuela, se le responde que: las elecciones generales no es una decisión jurídica, es una decisión política y por lo tanto es viable.
La #MejorVenezuela nuestro ideal, esa por la cual Leopoldo López sacrifico su libertad, esa por la que se han sacrificado tantos otros, está cerca, aunque los agoreros del desastre se empeñen en ponerla lejos, pronto el comienzo de una nueva realidad se hará realidad.
Fuerza y fe.
#NoMásDictadura
#OEACartaYA
#LibertadYa
#YoLuchoConVoluntadPopular
Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
vp_canarias@hotmail.com
Si quieres leer otras Reflexiones desde la Roca visita www.maximodiaz.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario