lunes, 19 de diciembre de 2016

Traición, Rebelión.

Venezuela se acerca al fondo, los últimos acontecimientos dejan en evidencia que poco a poco llegamos al desenlace, la improvisación maquiavélica del régimen lo deja nuevamente en evidencia, quiero creer que el gobierno improvisa sobre la creencia de medir aún la capacidad de resistencia del pueblo (por eso reculo), la medida de retirar el billete de más alta denominación de circulación dando un plazo extremadamente corto, ha sido poco menos que una locura, en un país donde la inflación es por decir poco una de las más altas del planeta, sacar el billete de 100 es sembrar descontento e incomodidad a sus ciudadanos, las consecuencias son evidentes. La evidencia de la improvisación pasa por un lado, en que el régimen carecía del remplazo a esta moneda ya que no tenía en su poder las nuevas con las que supliría las retiradas (pero en qué cabeza cabe hacer esto sin esa previsión), por otro lado la excusa de que el billete de 100 era comercializado por mafias es poco contundente excepto de que las mafias de que se habla sean de ellos mismos, con una matemática simple se desmonta la mentira, si calculamos un promedio de 10 billetes de 100 por persona (por poco), por algo más o menos de la mitad de la población nos daría una cantidad cercana a un tercio del total que dicen ellos existe de la moneda impresa, esto sin contar los que tienen más o los que prefieren tener su dinero a resguardo propio (Chinos, Árabes, comerciantes en general), o los que por deterioro se han retirado. Ahora los billetes de 500 nuevos, se anuncia que ha llegado un lote de aproximadamente 13.5 millones de unidades, que si de nuevo aplicamos las matemáticas daría que quedaría menos de un billete de estos en posesión de cada persona… sin palabras.
Todo lo anterior a dado como resultado una rebelión espontanea, lo que me recuerda a las montoneras de antaño, aquellas que Juan Vicente Gómez logro erradicar, pero como aspirar a que un pueblo no se rebele cuando lo arrinconas cada día un poco más; hace un año el pueblo cansado de tanto bla bla pidió cambio en las urnas electorales, el régimen hizo oídos sordos a este clamor, luego le robo descaradamente por medio de su secuas más efectivo el TSJ el referendo revocatorio, les quito las elecciones regionales y como si fuera poco no ha dado solución a los problemas cotidianos que lamentablemente aquejan a todos nuestros compatriotas (escases, colas, faltas de medicinas y pare ud de contar) y encima ahora lo dejan sin billete y le añadimos un toque de traición, todo un caldo de cultivo para que la desesperación lleve a una ola de rebeldía carente de guía y canalización para generar la salida que todos queremos, el cambio de gobierno y sistema.
La traición a la que hago referencia, es a la de cierta parte de la dirigencia del partido UNT (Digo cierta parte por no generalizar y guardar la esperanza de que existan dentro de ese partido gente honesta), estos faltaron abiertamente y sabotearon dos cosas que debía y debe hacer la Asamblea Nacional, en primer lugar la designación de los nuevos rectores del CNE quienes balancearían un poco ese poder sometido al régimen y por otra parte el inicio al juicio político a Nicolás, en este momento he de ser sincero, no creo que el régimen acepte como nunca ha aceptado lo que sale de la Asamblea Nacional, pero entiendo como demócrata que son pasos que hay que dar, insisto la presión popular es fundamental para lograr el cambio y que se acaten las medidas que se tomen desde la Asamblea. Lo que sí es preocupante es el caso de los tres diputados de UNT, si a esto le sumamos los desaciertos premeditados (diálogos a espaldas, pronunciamientos, negociaciones) con motivaciones ocultas de Timoteo Zambrano, desde el regreso a destiempo de Rosales en búsqueda de posicionamiento político (cosa que no salió muy bien), hasta la misma negociación de casa por cárcel, dejan mucho que decir.
En voluntad Popular siempre hemos estado del lado del pueblo y esto no es más que “Estar del lado correcto de la historia”, hoy son más que acertadas las palabras de Leopoldo López cuando dijo: “Que hable la calle, y que hable la calle con gente, y que hable la calle en paz, y que hable la calle en democracia”, “Yo pido que todos los venezolanos que quieren cambio, que nos instruyamos, que nos formemos, que nos organicemos y que ejecutemos la protesta no violenta, la protesta de masas, de voluntades, de almas y de corazones que quieren cambiar pero sin dañar al prójimo”, el momento es ahora, el futuro es en este momento.
Fuerza y Fe.
#LuchaYCambio
#YoLuchoConVoluntadPopular 

Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
vp_canarias@hotmail.com

Si quieres leer otras Reflexiones desde la Roca visita www.maximodiaz.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario