jueves, 22 de enero de 2015

Que pasara después… Cuando esos no gobiernen.

En los reinos antiguos, se solía  castigar  ejemplarmente a aquellas personas que se les encontraba culpables o eran de relativa peligrosidad al orden establecido, con ese castigo se sembraba o bien el precedente de la falta o el temor a cometerla, lo importante era que se mantenía el orden predominante en ese momento.
En nuestra historia contemporánea, nuestra horrorosa historia contemporánea, es más que sabido los niveles de corrupción en todos los niveles del orden social, es decir estamos cargados de delincuencia, de arriba hasta abajo, en todos los extractos de la sociedad, delincuencia que a mi entender se ha convertido en una plaga social, si se pudiera definir como una raza, ciertamente seria una raza a exterminar. Los motivos de esto, muchos son sin duda, pero uno de los más importantes es la impunidad, impunidad que viene desde antaño desde la llamada cuarta república y ahora… ya sabemos.
El gobierno en Venezuela se cae por su propia ineficiencia, incapacidad, modelos errados que han seguido, etc., el legado que seguramente será señalado por la historia es el de división, sangre, odio y corrupción, mucha corrupción. El próximo gobernante y su equipo de trabajo tendrán la tarea titánica de reconstruir una republica destrozada, empobrecida de dinero y valores, eso es más que obvio, la pregunta que me planteo es que ¿se tendrá el valor de sentar precedente, en cuanto a castigar los culpables del desastre?, ¿Serán perseguidos, incluso internacionalmente los ladrones?, o simplemente nos conformaremos con que dejen el poder.
La nación necesita una purga de anti-valores, una purga de delincuencia, pero sobre todas las cosas una purga de impunidad, para qué el político o funcionario que venga con las mismas intenciones de corromper o ser corrupto se lo piense dos veces.  
Hoy día los niveles de corrupción en Venezuela son asombrosos y por lo tanto se debe de detener y castigar a los culpables, en caso contrario los niveles de delincuencia no se podrán reducir jamás, mientras no exista en poder valores de ética, moral y sobre todo de honestidad; el reflejo que se emite  al ciudadano de a pie, al joven de los barrios será si los delincuentes de cuello blanco (En la actualidad de cuello rojo) no se les castiga, a el delincuente común tampoco, por lo tanto ese joven pierde el miedo a delinquir.
Debemos ser ejemplo de ética, moral y honestidad para esa juventud de relevo, es nuestro deber, nuestra obligación y debemos por el por el futuro de nuestra nación, perseguir, castigar  y devolverle a la nación la fortuna que se han robado estos miserables.
Cárcel a los culpables del desastre nacional, cárcel a todos esos corruptos y que no exista en este planeta refugio para ellos.
Fuerza y Fe.

#YoLuchoConVoluntadPopular  #YoFirmoPorVzla

Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias
@VPCanarias
vp_canarias@hotmail.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario