lunes, 13 de abril de 2015

Del ta barato dame dos al no hay… Pero tenemos patria.

La historia política contemporánea reciente muestra una caída abismal del estado de bienestar en Venezuela. Desde la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, rememorado y añorado por más de un mayor a el actual gobierno de Nicolás Maduro, sólo observamos caída y desmejora en todo lo que se pueda percibir como ciudadano de a pie.
Económicamente hablando y tomando en cuenta que la raíz de todos los males que aquejan a la nación, todo parte del desequilibrio económico, la mala administración de recursos, la pérdida del poder adquisitivo, lo que degenera principalmente en corrupción y delincuencia común. En la dictadura de Pérez Jiménez, aunque parezca un cuento de ficción, la moneda venezolana llego a estar sobre el dólar norte americano y estuvimos en el número 1 entre los 5 países de mayor exportación de petróleo del planeta que no es poca cosa, éramos en ese entonces un país pujante en vías de desarrollo, nos perfilábamos como la gran potencia del sur. Años después por la década de los 70 y 80 incluso, seguíamos siendo un país estable en el ámbito económico y en esa época todo aquel que quisiera viajaba a donde quiera, pero sobre todo a Miami donde nació el famoso “ta barato dame dos”, lo triste en ese mismo entonces se estaba incubando a la bestia.
 A mediados de los 80 llego el permanente viernes negro, y digo permanente y constante porque a permanecido dentro del día a día de los venezolanos hasta la fecha actual, desde ese día todo cambio.
Ahora el legado del muñeco de cera es más que evidente, el cáncer inoculado dentro de la sociedad venezolana ya hoy muestra sus síntomas y el destino final, lo que lleva un modelo desgastado y con el valor añadido de la incompetencia corrupta, la destrucción total de lo que a pesar de los desaciertos se ha logrado crear en libertad y democracia.
El hoy venezolano es el no hay, las cifras en rojo (casualmente el color del gobierno), la pobreza galopante, y el trabajo daría cifras espeluznantes si se sumara el trabajador informal (buhoneros) y estos son un gran problema de estado ya que estos no aportan nada a la seguridad social por decir una de sus consecuencias.
La salida a todo esto y el camino por andar para llegar a los niveles de los años cincuenta de esa Venezuela dorada es largo, mas no imposible, pero todo comenzara cuando estén en libertad plena todos los presos políticos, líderes de excelencia, lideres de la mejor Venezuela y juntos los de alla y los de afuera la podemos lograr.
Fuerza y fe.
# YoLuchoConVoluntadPopular 
#CambioUrgente

Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias
@VPCanarias
vp_canarias@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario