lunes, 10 de noviembre de 2014

Al borde del precipicio, hoy un paso al frente


Estoy consciente dónde están los ojos del mundo. Pero que el árbol no nos impida ver el bosque. Es posible que el conflicto del pueblo Ucraniano o la tragedia de los estudiantes mexicanos, o el terremoto en suelo japonés en estos momentos acaparen la atención del mundo. Justamente alguien puede pensar que son los acontecimientos más importantes porque están generando noticia. Y no voy a quitarle la razón a quien así piense. Lo que sucede es que como testigos del tiempo hay lujos que no podemos darnos y menos permitir que ciertos acontecimientos por grandes que sean nos desvíen de ciertas realidades que no por pequeñas tienen menos importancia. Y más cuando acontecen dentro de frontera de nuestra querida Venezuela.

Venezuela vive un momento cumbre dentro de lo que ha sido su historia política. Con un gobierno maniqueísta y demagogo que aplicando políticas populistas y amparado en los altos precios de su principal rubro, ha podido mantenerse en el poder por más de una década. Y una corrupción que ha superado a todos los gobiernos democráticos de la mal llamada cuarta república, donde la desfachatez de los funcionarios públicos, que no ocultan su ostentación a expensas del erario público, no tiene límites.

A todo esto se puede sumar la ingobernabilidad que ha demostrado el ejecutivo para poder cumplir con su fin inmediato que no es otro que poder garantizar el bienestar al pueblo. Una muestra de ello es la conflictividad que se ha incrementado en lo que va de este año 2014 y que abarca a todos los sectores, sin distinción de color e ideología. Esto como demostración de que la crisis afecta a todos por igual: oficialista y oposición.

Esta breve sinopsis, grosso modo, es válida para comentar lo que ya todos conocemos. El precio del petróleo esta en caída libre, tiene al gobierno con los pelos de punta, ya saben ustedes que los bozales de arepa cuestan dinero, esas migajas que le dan al pueblo para mantenerlo medio tranquilo, van a entrar en los rubros de la escases. Nicolás el de allá, aquí, aprobó vía habilitante otro paquetico de leyes que buscan según él hacer frente a lo que llaman guerra económica, pero lo que busca realmente con este nuevo paquete de leyes es hacer un piso económico que le permita recoger más dinero, claro ejemplo es el aumento del trámite para obtener el pasaporte a 1524 BsF.

Con Chávez, Venezuela se encontraba al borde del precipicio, hoy con Maduro y su combo han dado un paso al frente, solo falta oír el estruendo del golpe de la caída. Los recursos tanto humanos, económicos, físicos, son recuperables el tiempo no. La vía constituyente es la formula, democrática, pacifica, incluyente y más rápida para empezar a el saneamiento del estado Venezolano.

Este año es de cara o cruz para los venezolanos. Y necesitamos del concurso de todo el pueblo como una mayoría popular para vencer y alcanzar la victoria. Porque sí se puede vivir en un país diferente. Ha llegado la hora de reconstruir esta nación que se nos cae a pedazos. Y no podemos permitir que los trasnochos de uno dominen los deseos de la mayoría. Nosotros contamos con la fuerza necesaria para impedir que muera la democracia. Que como han reseñado los teóricos de la ciencia política es de todos los gobiernos el menos malo. Y hasta quienes reniegan hoy se beneficiaron de ella ayer. Por eso suenan hipócritas cuando tratan de mentir.

#YoFirmoPorVzla  #CambioUrgente

Fuerza y Fe.

Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular
Islas Canarias

@VPCanarias

vp_canarias@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario