domingo, 17 de julio de 2016

El torcido brazo de la Justicia.

La justicia venezolana se ha distanciado de su función primordial, el impartir la ciega e imparcial justicia y es que esta debe de ser ciega para ser imparcial, pero esta justicia que debió permanecer vendada en nuestra triste historia reciente, hace años ya se le dio vista, se le mostro los beneficios de la complacencia, la visión con gríngolas para que vea solo lo que conviene al grupo de bandidos que rigen el país.
La prueba más evidente de lo torcido que esta el brazo de la justicia, es el caso de Leopoldo López, desde aceptar las pruebas forjadas y subliminales a las declaraciones del fiscal acusador que reconoció que todo está plagado de vicios. El torcer el brazo a la justicia, es un acto de sometimiento de esta al régimen, Chávez y Maduro se hicieron expertos en este arte, sus métodos simples dos: mieles en forma de dinero, o pisar al no complaciente (ejemplo el caso de la Juez Afiuni).
La separación de poderes, es una de las principales características de la democracia, en Venezuela, lamentablemente durante estos últimos años eso no paso, no hubo una real separación de poderes, por lo tanto no hubo control en ninguno de estos y la consecuencia es palpable, pública y notoria, los números no mienten, la más alta inflación conocida en el país, la negligencia en la administración pública y la peor de todas, la gigantesca corrupción en todos los niveles del estado. La obstinada obsesión del régimen por mantenerse en el poder, no por el poder en sí, si no como forma de protección, sabemos que muchos tendrán que rendir cuentas, cuentas que en ningún momento serán claras, por lo que la única manera de protegerse  de la cárcel es estar en el poder.
La pasada semana, la Asamblea Nacional, en pleno uso de sus facultades, anulo los nombramientos de los magistrados, que de manera express los diputados salientes hicieron, con la intención precisamente de mantener los poderes sometidos a los caprichos del ejecutivo y más conveniente aun si hablamos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).
La destitución efectuada a los mencionados magistrados, no ha sido por capricho, esto ha sucedido porque se demostró la violación de la mayoría de los requerimientos para optar por ese importante cargo, no tienen los meritos suficientes en muchos de los casos y en otros simplemente no clasifican, lo que dejo en evidencia que para el nombramiento solo importo lo comprometido con la nefasta revolución o lo proclive a la corrupción se era para ejercer el cargo.
Los 6 meses que estos han durado en el cargo solo ha demostrado, que el nombramiento de estos sin meritos era para bloquear las decisiones del órgano legislativo, para conveniencia del ejecutivo, siendo este el que alberga la mayor parte de la responsabilidad  por la crisis actual y los casos de corrupción y demás males ocasionados al país.
Leopoldo López en su libro nos dice: “Y ¿Qué es la democracia? La respuesta es un sistema que promueva, permita y garantice que todos los derechos sean para todas las personas. Un sistema democrático fundamentado en esa idea base de todos los derechos para todas las personas exige que se cumplan tres condiciones fundamentales. La primera es contar con un Estado eficaz en el cumplimiento de su deber, es decir, una educación que eduque, un sistema de salud que cure, un sistema de seguridad social que proteja, una policía que cuide, una justicia que sea justa. El segundo requisito es un sistema de justicia que impida que nadie no sea dueño de sus derechos”
Ya la Asamblea Nacional de Venezuela, ha dado un paso importantísimo en el rescate de la transparencia en la designación de los poderes, parte fundamental en el rescate de la democracia, ahora el respaldo en la calle de la gente a sus parlamentarios electos es fundamental para que se acate la decisión de las mayorias.
Fuerza y Fe.
#YoLuchoConVoluntadPopular 

#LibertadYA
#CambioYA
#RescatemosVenezuela
#CanalHumanitario

Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
vp_canarias@hotmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario