lunes, 1 de febrero de 2016

Las ollas de la revolución.

La corrupción desmedida de los que han gobernado los últimos 17 años ya empieza a mostrarse, el caso de Merentes por ejemplo es un signo muy claro de lo sucio que esta el régimen venezolano, una persona como él que ha ocupado altos cargos vinculado siempre a las finanzas, tenía una caja chica de 300.000.00 dólares en su casa de playa (cuanto tendrá en sus otras propiedades), los cuales se fueron con el hampa, más una cuota de cien años de perdón por aquel dicho popular  “ladrón que roba a ladrón”. Algo si es seguro como diría un amigo: “El dinero y la tos no se pueden ocultar”
Otro tema de corrupción es el de las cárceles, claro está que es un poco menos lucrativo que la corrupción generada en el alto gobierno (ya que netamente se mueven son bolívares y drogas), pero de esta chupan varios, a varios niveles. Desde el custodio pasando por los guardias nacionales, hasta el director y ascendiendo quizás al propio ministerio o altos funcionarios del gobierno, el tema carcelario en Venezuela es algo tan subreal que bien se pudiera hacer una serie de televisión al estilo Prision Break pero con el toque de violencia que caracteriza las cárceles de Venezuela.
Los pranes ganan y reparten dinero a montones y obviamente están más seguros dentro de las cárceles que afuera de ellas, estos gánster criollos , son realmente los amos de las cárceles, estos cobran a todo reo un monto por su seguridad y va subiendo dependiendo de los añadidos o privilegios, cual película americana trafican con todo lo inimaginable, trata de blancas, drogas, armas, sicariato, secuestro y todo tipo de fechorías, dentro y fuera, por ejemplo un penal que digamos tiene aproximadamente una población de mil delincuentes,  que según información le cobran a cada uno promediando 100 bsf semanal, ya saltan los ceros esto sin contar los demás negocios existentes y el que no puede pagar, no pasa nada se le anota y cuando el monto esta gordito lo sacan a la calle hacer algún trabajito en pago... esto es el sistema penitenciario bolivariano creando delincuentes nuevos.
Los pesares y abusos que se comenten en las revisiones a los visitantes  a los privados de libertad, solo es una parodia de hacer creer que ellos (los guardias) cumplen cabalmente su trabajo y supongo que ya saben como una mujer mete entre sus piernas un fusil AK47 para dárselo a un reo en una visita normal donde habrán otras personas donde nadie ve nada, y no se ve nada porque los que realmente entregan es tipo de armamento son estos que deben de cuidar que no pase, cuando se realice una investigación real, formal, imparcial y exhaustiva , no quiero imaginar lo que saldrá a la luz.
Leopoldo López es un preso de conciencia, al igual que los otros 70 u 80 presos políticos de los últimos dos años, hecho conocido, público y notorio, donde todos los guardias, directores, custodios y demás personal de las cárceles saben este hecho, aun así atropellan a sus familiares en las visitas, ¿todo esto por ordenes o iniciativa propia?.
El cambio se aproxima, no sin antes se destapen las ollas de la robolución y paguen todos los responsables del peor crimen que se ha cometido en perjuicio de los criminales, que es simplemente educarlos para ser personas de bien y no instrumentos del mal.
Fuerza y Fe.
#LibertadYa
# YoLuchoConVoluntadPopular 
#ElCambioYaEstaEnMarcha

Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
vp_canarias@hotmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario