domingo, 13 de diciembre de 2015

La negación de la realidad.

La contundente victoria del 6 de diciembre con 112 diputados electos, al parecer aún no ha sido asimilada, ni por muchos de los líderes del PSUV, ni por sus voceros más recalcitrantes.
La derrota propinada, es justificada con argumentos como que los votos que no recibió el PSUV fueron por manipulación al elector, por equivocación, por mentiras, por rabia o se los prestaron ellos, pero nunca que los resultados de las urnas fueron las consecuencias de la ineficiencias acumuladas, la negligencia o la mala gestión del estado.
Lo peligroso de toda esta negación es que siguen sembrando el odio, llenando de mentiras a los pocos seguidores que les quedan,  llaman  al golpe (muy entre líneas) y al desconocimiento de los nuevos diputados electos por la voluntad popular, ya emiten críticas a los planes de activación del aparato productor  y a las medidas para eliminación de los desequilibrios económicos que se han venido arrastrando durante los últimos 17 años.
Ahora tanto el presidente de la republica, así como también  personeros del gobierno, reconocen que querían comprar a las personas con sus dadivas y migajas (casas, autos, precios justos) a cambio de votos (cosa que no les funciono), no entienden que las personas se cansaron de promesas incumplidas, amenazas,  corrupción, intimidaciones y escándalos que solo nos han llevado a cambiar el estado de bienestar y la libertad que existía, por el excesivo control y sumisión al narco estado y sus corruptos.
Cualquier gobierno que tenga la máxima aspiración de dar al bienestar de su población, en el contexto que vive el país en la actualidad, hiciera un llamado a la unidad, al trabajo por el bien común, planteara reuniones, escuchara recomendaciones, pero claramente este gobierno no tiene una pizca de querer el bienestar para todos, será que realmente la praxis de ellos es aquella declaración de Héctor Rodríguez donde dijo: "no es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarlas a la clase media y que pretendan ser escuálidos".  La falta de responsabilidad del gobierno se muestra haciendo oídos sordos a todo aquel que lo adversa, Nicolás llama a los suyos a no lloriquear sino a radicalizar (¿el fracaso?), dicen que les falto tiempo para expropiar la Polar, será que no les basto con todas las marcas que ellos desaparecieron del mercado con sus expropiaciones, o quizás quieren  seguir la senda del retraso que han marcado en los últimos años y que la gente que quisiera comerse una arepa la tuviera que hacer como en antaño… de maíz pilao.
La guerra económica es su única y exclusiva excusa del fracaso electoral,  Maduro dice que él cuando fue Canciller llegó a ver documentos que tenía en su poder el comandante Chávez que ya anunciaban desde hace tres años la posibilidad de que el precio del petróleo bajara a 30 dólares y aun así no fue capaz de prever este escenario ¿negligencia o incomprensión?  y con esta muestra, aun hay quien lo quiere vender de estadista ¡por Dios!.
El odio que venden sus voceros, es más que palpable, dicen que la destrucción del país el culpa de los posibles beneficiarios de la ley de amnistía para los presos políticos y exiliados,  propuesta hecha por los recién electos diputados, es que acaso niegan de tal manera la realidad de que ellos han sido los únicos en manejar la administración del país como les ha dado la gana.

La realidad es que en Venezuela, hubo un gran ganador estas pasadas elecciones y fueron  todos los venezolanos, ya que esta nueva asamblea legislara para todos, marcara mucha diferencia entre el ahora y el futuro, y a diferencia de antes estos nuevos legisladores no van a debatir si el caballo del escudo de ver adelante o atrás porque lo que importa realmente es traer de regreso al estado de bienestar a todos y cada uno de los hogares de este gran país.
Fuerza y fe.
#LeopoldoLibre
# YoLuchoConVoluntadPopular 
#ElCambioComenzo

Máximo Díaz-Estébanez Linares
Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

Síguenos en las redes sociales:
@VPCanarias
vp_canarias@hotmail.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario