lunes, 29 de octubre de 2018

Tolerancia 0, #MemoriaYJusticia.


Venezuela sin lugar a dudas, si no es el lugar del mundo con los ciudadanos más tolerantes, seguramente estará dentro de los primeros lugares, pero esto no quiere decir que sea un lugar donde se pueda vivir en paz y bienestar. El diccionario de la real academia de la lengua española define como tolerancia: 1. Acción y efecto de tolerar. 2. Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.

Dentro de las filas de la oposición Venezolana y sobre todo dentro de la extinta MUD, existió mucha tolerancia, sobre todo ante los atropellos a los derechos civiles, a la corrupción, a la politización de las instituciones públicas y militares, a los insultos, descalificaciones, mentiras y demás arbitrariedades que el régimen actual en Venezuela comete casi a diario y sin pudor, esto sin contar con las realidades del día a día producto de la política errada en todo el espectro que le corresponde ser responsable: alimentación, salud, educación, seguridad por mencionar algunas.

Estamos a casi cinco años del llamado que se hizo a buscar #LaSalida del desastre generado por los que hoy desangran la nación tanto en dinero como en vidas (llamado por el cual Leopoldo López y otros tantos se encuentran aún siendo un presos políticos) y aún existen personajes que parecen salidos de aquel festival de música y arte de Woodstock (Woodstock. 3 días de paz y música, uno de los festivales de rock y congregación Hippie más famosos e importantes de la historia), que todavía insiste en llamar al dialogo y  la tolerancia, ante lo que se vive día tras día en Venezuela y por eso muchos los llaman come flores, más que tolerantes parecen colaboracionistas. ¿Se puede ser tolerante ante una dictadura con disfraz de democracia?, hoy, a mí entender eso no es una opción. 

La protesta pacífica, no violenta pero contundente, activa y constante, es la  única vía, que puede forzar a la dictadura a dar paso a una transición en paz, de lo contrario se forzaría a la intervención internacional, que llevaría a recobrar la democracia y libertad que hoy más que nunca agoniza.
Hablar de dialogo y la tolerancia con un régimen que profesa alegremente la corrupción en  todas sus formas, pensar en tener dialogo y tolerancia a corruptos, ladrones y narcotraficantes, ¿Cómo se digiere eso?,  imaginar dialogo y  la tolerancia con una dictadura  que autorizo el uso de armas de fuego en las protestas civiles y pacificas (solo  sembrar el miedo),  a quien se beneficia con llamar al dialogo y la tolerancia mientras muchas madres pierden sus vidas búsqueda de comida y otras cosas vitales para sus hogares, hablar de diálogo y tolerancia con los sicarios de los colectivos armados, verdugos y cómplices del desastre actual. ¡Tolerancia ante esta realidad!.

Cada día somos más los creemos que no puede existir en el nombre de la decencia y los caídos un dialogo y mucho menos tolerancia y decimos con valor “No toleramos más a estos que hundieron a nuestra nación en miseria”, “No toleramos más que se siga robando a nuestra nación”, y “No toleramos más que se siga desprestigiando el gentilicio Venezolano con gobernantes y enchufados dentro del gobierno corrupto, delincuente y narcotraficante”, “No permitiremos que todos los culpables de esta tragedia gocen de impunidad, eso no lo toleraremos” para cumplir esto debemos tener y exigir #MemoriaYJusticia.

Ya van más de 18 años de tolerancia no son más que suficientes. Es hora de decir Tolerancia cero y salir a la calle, no seas cómplice.

Que hable la calle.
Fuerza y Fe.

@DiazEstebanez


lunes, 22 de octubre de 2018

El lado equivocado del cielo.


A Venezuela sin duda alguna la revolución bolivariana la ha convertido en una especie de sin razón, de estado fallido, pero si juzgamos por las declaraciones de los voceros del régimen, el país es prácticamente la versión del cielo en la tierra, cosa tan diferente a la realidad, pero la apreciación de aquellos que se empeñan en defenderles ocultando gran parte de la realidad, es que se está en el lado equivocado del cielo.

Hoy casi una decena de países se han sumado o hecho parte de las denuncias que pesan sobre Nicolás Maduro y sus secuaces en la Corte penal Internacional por los crímenes de lesa humanidad que han cometido entre los cuales podemos mencionar: la tortura, persecución política, asesinatos y los que suicidan entre otros.

Pero en el caso de la tortura tiene variantes y algunas incluso pasan por desapercibidas, es que acaso el sufrimiento que padecen familiares de enfermos por encontrar (si es que encuentran) medicinas para sus tratamientos, poder comprar alimentos con la miseria del sueldo que se come día tras día la hiperinflación o el simple hecho de buscar momentos de esparcimiento o entretenimiento para escapar de la triste realidad se hace imposible por la delincuencia, todo esto no es una tortura.

La revolución bolivariana llevada a cabo desde el inicio por corruptos, narcotraficantes, ladrones y demás escorias sociales que solo buscaban y buscan su beneficio individual no ha colocado a nuestra nación en el lado equivocado del cielo, sino en el lado correcto del infierno.

Ante esta situación, solo la rebeldía de TODOS los factores en el país, políticos, sociales, gremiales, populares, militares, en fin toda la nación UNIDOS y al unisonó en protesta podemos echar a todos estos nefastos del poder para que la justicia se encargue de ellos y empezar de este modo la reconstrucción del país para una mejor Venezuela, la del progreso y la decencia.

Solo la insurgencia puede lograr el cambio y a fin de cuentas que más podemos p
erder si ya nos han robado todo.

¡Que hable la calle!.

Fuerza y fe.
Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez



lunes, 15 de octubre de 2018

Xenofobia a los venezolanos.


La gran crisis del estado ha generado la estampida, el éxodo venezolano, producto de involución del siglo XXI, el chavismo-madurismo no solo ha impulsado a los venezolanos a buscar una vida digna en otros lugares, en otros casos los ha forzado, los ha desterrado… hoy este no es el tema.

En los últimos tiempos hemos  visto muchas muestras de rechazo en contra de nuestros compatriotas en distintas latitudes, sobre todo en países que se consideraban como hermanos, desde Panamá hasta Argentina, sin contar algunos casos en el viejo continente; han circulado por las redes sociales videos, fotos o comentarios despectivos contra los venezolanos, lo que muchos han querido denominar como xenofobia hacia los venezolanos, según la Real Academia de la Lengua la definición de xenofobia es: una ideología que consiste en el rechazo de las identidades culturales que son diferentes a la propia, el término xenofobia proviene del concepto griego compuesto por xénos (“extranjero”) y phóbos (“miedo”), pero esto no es totalmente cierto en nuestro caso.

Para llegar a la conclusión de que no existe xenofobia hacia los venezolanos, debemos hacer un ejercicio de memoria y regresar a las últimas décadas del siglo XX, donde no existía la estampida actual y donde los venezolanos que querían emigrar lo hacían bajo voluntad propia y por razones muy distintas a las actuales, veamos… la emigración de finales del siglo XX fue por un lado motivada por el deseo de conocer otras culturas (ver mundo), por mejoras profesionales y en búsqueda de un mejor nivel de vida (no como ahora que se busca la supervivencia), en todos los casos se contaba con ciertas características y en algunos casos privilegios económicos, que donde llegaba el migrante venezolanos era recibido con una alfombra roja (la época del ta´barato dame dos), en las Islas Canarias por ejemplo se nos llamaban los “Grandes Cacaos”, porque veníamos a dejar el dinero y construir parte de estas tierras, aunque el término usado denotaba cierta envidia, se nos trataba como señores (cosa que no era malo en lo absoluto).

Al llegar el títere de Fidel al poder, en ese momento también genero la salida de muchos de Venezuela, pero en este caso fue por la visión del futuro que se avecinaba y lamentablemente llego, este grupo también privilegiado (poseían dinero o segundas ciudadanias) salió a establecerse en otras latitudes, contando con cierto capital para poder establecerse y radicarse donde llegaron, estos tampoco fueron mal recibidos, hoy día son parte importante dentro de sus comunidades, son respetados y queridos, por lo tanto la xenofobia no ha estado presente en estos casos.

La tragedia de Venezuela hoy a empujado a millones sin recursos a salir del país, prácticamente para salvar sus vidas y poder ayudar a los que dejan atrás, la gran mayoría van a pie y sin calzado, donde van llegando son en algunos casos mal vistos, maltratados verbalmente, despreciados  y todo gracias a que no son los venezolanos de antes , ¿cómo se puede llamar a esto?.

Lo que están viviendo nuestros desplazados se llama aporofobia, termino creado por la  filósofa Adela Cortina, hecho a partir de las palabras griegas áporos (“pobre”) y phóbos (“miedo”), el miedo, la aversión y el rechazo a los pobres, es esta la realidad a lo que nos han sumido el régimen venezolano. Al xenófobo le da igual si eres rico o pobre, el más conocido y sonado el de Hitler, mando a todos los judíos que pudo a la cámara de gas sin distinción y esto no sucede (a Dios gracia) con el caso venezolano, solo se  rechaza a los pobres.

Poner nombre a lo que ocurre y no se ve o no se quiere ver es lo que ha hecho la filosofa española, con una realidad que está ahí pero preferimos ignorar: el miedo, la aversión y el rechazo a los pobres que profesan algunos.

Esta cruel realidad vivida día tras día por muchos de nuestros compatriotas tiene responsables, sabemos quiénes son y deben ser castigados, pero eso no sucederá si los ciudadanos no actuamos y despachamos a estos infames que tanto mal han causado, castigar la desdicha de nuestros desplazados, es nuestro deber y por lo tanto debemos actuar.

¡Que hable la calle!.

Fuerza y fe.
Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez


lunes, 8 de octubre de 2018

El obstáculo de las contradicciones.

En la lucha por el rescate de la democracia y la libertad de Venezuela, no se ha concretado la victoria definitiva, bien sea por improvisación o por acciones de manera premeditada que van en contra del discurso que ha venido esgrimiendo y esto desde hace ya bastante tiempo, es decir no se ha logrado la salida del régimen que me atrevería a decir ha sido el más nefasto de la historia republicana de Venezuela.

Hace ya más de un año que a raíz de la convocatoria de forma ilegal a la realización de una Asamblea Nacional Constituyente por parte del régimen, el cual no cumplió con las reglas para su creación (nunca cumple leyes, ni reglas) y creo efectivamente a pesar de los reclamos justificados, la oposición la califico como la "consumación del golpe de Estado continuo de Maduro a la Constitución" y se trabajo para que esta fuera desconocida lo cual solo se logro internacionalmente y hasta este punto todo va bien.

Es de sentido común para cualquier persona pensante, que todo lo que derive o haga de esa asamblea fraudulenta es simplemente ilegal, ya que técnicamente su nacimiento lo es, pero lamentablemente al estar el resto de los poderes secuestrados o anulados esto no ha sucedido dentro de Venezuela, vale la pena recordar que la motivación del dictadorzuelo de formar esta constituyente fue la estrepitosa derrota de diciembre de 2015,  este al perder el legislativo se le movió el piso y obviamente esto atentaba contra la continuidad de los ladrones en el poder.

Ahora bien… en los últimos días ciertos personajes relevantes y otros no tanto, andan en campaña por el NO, por la posible convocatoria a referendo por parte del régimen para aprobar una nueva constitución, incluso agarrados de la mano con los mismos que acusaban de divisores de la oposición por participar en las también fraudulentas elecciones presidenciales, calificadas de fraudulentas por ser convocadas por Asamblea Nacional Constituyente.

¡En qué cabeza cabe semejante disparate!, estar preparando el terreno para otra contienda ilegal, ¿es que sufren de algún síndrome de electoristis aguda? por favor.

Ahora vienen con el que se debe derrotar al régimen como se hizo en el 2007 y en el 2015, señores con el debido respeto ¿ustedes son imbéciles?, es que acaso no se han percatado que internacionalmente esa Asamblea Nacional Constituyente no es, ni ha sido reconocida y la que ha sido reconocida es la electa en el 2015, es que acaso son tan miopes que la simple idea de participar en algo que proponga esta no es como que darle legalidad a lo que no lo tiene o simplemente ustedes no son capaces de tomar el toro por los cuernos y hacer campaña pero para el alzamiento, la insurgencia popular, que a fin de cuentas es lo que lograría la liberación y rescate de nuestro pueblo de las fauces de este grupo de mafiosos que son los culpables de todas la penas que nuestra gente vive día tras día.

Quizás muchos de los que comulgan con su enfermedad electoral, querrán descalificar estas líneas con los clásicos: “nosotros no tenemos armas” a lo que le respondo ninguno de nuestros próceres las tenia al comienzo de la gesta emancipadora o “es muy fácil mandar a otros al frente” a lo que también respondería que es muy fácil seguir el juego para otro fraude y más donde no hay garantías de transparencia.

Es hora estimados lectores de asumir y de exigir a nuestra oposición el cese de las contradicciones e improvisaciones, es hora de forzar la caída del régimen, ellos mismos están divididos, no se ve acaso como se tiran entre ellos, no vemos lo evidente, siguen carentes de discurso y soluciones si es que alguna vez lo tuvieron, siguen reciclando “El imperio estadounidense… adueñarse de nuestras riquezas”, bla, bla, bla, ya el propio contralor de la republica dice que la corrupción sigue galopante (su contralor lo dice) ya es inocultable, que esperamos.

La campaña que debe de empezar con contundencia la oposición es la de la insurgencia, otra no cabe ni vale la pena.

¡Que hable la calle!.

Fuerza y fe.
Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez

domingo, 30 de septiembre de 2018

La revolución distópica.


Ceñirse a las evidencias de lo que fue Venezuela a lo que es ahora nos deja claro que la visión real de los revolucionarios que era y es la manipulación del pueblo para su beneficio, que a fin de cuentas es y era lo único que les importaba, en el comienzo ellos ofrecieron algo utópico, bello, sublime, pero su visión y deseo real era muy distinto a lo ofrecido es distópico… su venganza.

Las mentiras diarias del régimen en busca de continuar su manipulación ya no tienen vergüenza,  la negación continua de la crisis humanitaria producto de su gestión del estado en las últimas dos décadas, los atropellos a las personas que disentido o diferido de su modelo político (si se le puede llamar así) que se ha degenerado en crímenes de lesa humanidad, en fin es larga la lista. El chavismo-madurismo nos cuenta cada una de sus mentiras ante una realidad que devela solamente la existencia del infierno creado por ellos.

Esta visión distópica de los revolucionarios les obligo por su temor a perder el poder a crear de la nada una mal llamada " Asamblea Constituyente"  que se autoproclamó elegida con 8 millones de votos y al año siguiente, con un mayor número de inscritos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE),  el narco-tirano de Nicolás Maduro se dice reelecto con apenas 6 millones de votos y esto a pesar del ventajismo electoral y una aberrante compra de conciencias y de chantaje político.

Y es que la visión distópica y errática les hace decir por ejemplo a un Jorge Rodríguez que un trabajador puede tener una jornada de 800 horas mensuales. Es de imaginar que según esas cuentas es que usa zapatos que cuestan aproximadamente 800 dólares, cuando el sueldo de un venezolano no llega a 1$ diario. Esta misma rémora del estado corrupto para justificar o desviar el tema del éxodo venezolano nos dice que en Venezuela hay  5,6 millones de "colombianos que han huido", pero la realidad muestra solo 54 de ellos son considerados como "refugiados".

Es que las mentiras en ellos no conocen límites y sus voceros dicen que la inflación "no existe". Es posible que quieran decirnos que el modelo chavista-madurista ha evolucionado y ahora sólo existe la hiperinflación.

La distópia de todos los voceros del régimen se ve cuando se jactan en un plan "vuelta a la patria" donde regresan una centena de venezolanos y quieren decir: "se acabó la emigración". Al parecer no entienden o buscan descalificar a la Organización de Naciones Unidas (ONU) cuando nos habla de 2,3 millones de emigrantes venezolanos desde el 2014 hasta la fecha y va en aumento.

Y las mentiras siguen a paso de vencedores cuando el chavismo-madurismo tiene dos décadas  diciendo que ahora si va a "recuperar" la economía. Como toda visión distópica ha devenido en el hundimiento de esa economía en términos devastadores y es que sin estar en guerra las cifras son tan dantescas, por ejemplo se habla de haber reducido el tamaño de la producción del país en más de 50% de los niveles que existían en 1998. Tareck El Aissami nos habla que somos un país "potencia" pero la realidad es que lo único que se potencia es el hambre, la escasez, la pobreza y la miseria.

El cinismo de esta dictadura no tiene límites al afirmar que tenemos un sistema de salud excelente, pero en realidad cuantas protestas van solo en este año donde enfermeras y médicos alzan su voz porque no tienen medicinas, ni insumos y ahora ni agua para lavar las cosas.

Y podría seguir incontables líneas si citáramos a todos y cada uno de los detestables personajes del chavismo-madurismo, por ejemplo una ministra de asuntos "penitenciarios" nos asegura que también tenemos el "mejor" sistema carcelario del mundo, será por los pranatos porque aun se dirige la delincuencia organizada desde las carceles, un Aristóbulo Istúriz nos habla de una educación "gratuita y obligatoria", mientras asegura que se incrementa la matrícula "escolar", será en la deserción, ya que muchos optan por no enviar a sus hijos a la escuela con el estomago vacio.

La revolución distópica podrá en su afán por destruir todo a su paso, comprar políticos como Zapatero y otros innombrables para que les laven la cara internacionalmente, pero son más las voces que se alzan en contra de la realidad venezolana y a favor de un cambio que nos coloque en la senda del bienestar, cuántos países van ya que se están haciendo parte en la denuncia en el tribunal de la Haya.

Ante esta distópica visión ¿qué haces hermano?, ¿esperamos a que esto pase solo? o ¿seremos nosotros los motores que aceleren el cambio deseado?, las respuestas siempre están en ti, quedarse sentado o levantarse y luchar por lo justo para todos, es nuestro futuro, tu decisión.

Que hable la calle.

Fuerza y fe.

Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez

* Distopía: Es el término opuesto a utopía. Como tal, designa un tipo de mundo imaginario, que se considera indeseable. La palabra distopía se forma con las raíces griegas δυσ (dys), que significa ‘malo’, y τόπος (tópos), que puede traducirse como ‘lugar’ (mal-lugar).

domingo, 23 de septiembre de 2018

Un país roto.


Que convulsionada es esta época que nos ha tocado ser testigos, quien diría años atrás que ha nosotros los venezolanos, nos tocaría vivir una historia tan funesta, dentro o fuera de nuestro país nada es color de rosa. Pero pese a esta realidad cruel que viven millones de familias desmembradas, el régimen y sus voceros niegan a voz viva su responsabilidad en la crisis humanitaria que hoy es tema internacional.

En los últimos años se ha ido recobrando la muy buena práctica de llamar a las cosas por su nombre y esto es positivamente correcto, ya que a las personas se le aclara una situación o la acción de algún personaje, hoy el mundo sabe y gran parte de él llama a lo que sucede en Venezuela “Crisis humanitaria”, la razón básica es la falta de alimentos, medicinas lo que lleva a pérdida de vidas y al éxodo de caminantes, lo que debería obligar a la comunidad internacional a proteger a nuestros ciudadanos, pero… hay imbéciles celestinos del régimen que buscan deformar la realidad y de esta forma evitar que la comunidad internacional ayude al pueblo venezolano que son los que sufren la escases de lo básico, porque en el régimen no hay carencia o no hemos visto los festines de exceso de la cúpula podrida de la Dictadura.

Llamar las cosas por su nombre fue lo que hizo el secretario general de la OEA Luis Almagro al aconsejar al señor Zapatero, “que no fuera imbécil”, según el diccionario de la lengua española Imbécil es aquel que es falto de inteligencia, por lo que carece de habilidad para resolver problemas o es portador de ellos y justamente en este sentido Rodríguez Zapatero ha demostrado que su praxis nunca logro, ni lograra una salida del desastre, ni puntos de encuentro para lograr una solución a lo que vive hoy Venezuela.

En su desesperación Zapatero muestra su falta de ética al parcializarse con la dictadura al punto de ser vocero o un seudocanciller del régimen, navega de fracaso en fracaso e insiste ¿Por qué, a cambio de qué?.

Venezuela es un país roto, es tan evidente que hasta los Chinos envían un barco hospital, bueno sería saber si fue pedido o impuesto para soltarle otro préstamo a Maduro y bajo cuales condiciones siguen negociando lo nuestro, hipotecando a las generaciones venideras y lo peor es que sabemos que un buen porcentual de ese dinero quedara en las manos de la corrupción del régimen que reina a sus anchas en el país.

El tiempo no nos acompaña y no sanara las heridas causadas, el mal recibido, Dios respeta el libre albedrio por lo tanto no obrara mágicamente en esta ocasión para salvar a nuestro país si nosotros no hacemos algo, la comunidad internacional se debate en el que hacer, solo quedamos los ciudadanos, la gente, si no obramos nosotros mismos por el rescate de la nación nadie lo hará, pero si hacemos algo muchos factores estarán de nuestro lado, retomar la calle, la protesta, es una obligación impostergable el futuro es lo que está en juego.

De toda esta tragedia saldremos… solo cuando hable la calle.

Fuerza y fe.

Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez


domingo, 16 de septiembre de 2018

El Burro.


El acontecer diario en Venezuela es una suerte de sucesión de hechos noticiosos que de una u otra formar se trasponen unos sobre otros, trayendo como consecuencias el olvido de lo que es realmente importante para los ciudadanos, que es estar atentos de la bota que nos ahoga.

Durante los últimos días hemos visto por ejemplo una declaración del secretario general de la OEA Luis Almagro donde dice durante una conferencia de prensa en Cúcuta (Colombia) “Creo que no debemos descartar ninguna opción”, comentario hecho tras ser consultado sobre una potencial intervención militar a Venezuela, esto trajo como consecuencia una serie de pronunciamientos sobre todo de los aliados del régimen descalificando al secretario de la OEA y acusándolo de promover una intervención militar en el país.

Si bien es cierto que a nadie le gustaría una intervención militar como solución final a la crisis humanitaria que vive Venezuela, por otra parte cito un fragmento de la carta abierta enviada al grupo de lima por el movimiento Venezuela Somos Todos, donde dice: “Nos permitimos recordarles, que, en la Cumbre Mundial del 2005 de Naciones Unidas, se aprobó el concepto de “responsabilidad de proteger”, que dice textualmente: “la responsabilidad que tienen los Estados de proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los Crímenes de Lesa Humanidad. Esa responsabilidad conlleva a la prevención de dichos crímenes, incluida la incitación a su comisión, mediante las medidas apropiadas y necesarias”. Aceptamos esa responsabilidad y convenimos en obrar en consecuencia. La comunidad internacional debe, según proceda, alentar y ayudar a los Estados a ejercer esa responsabilidad y ayudar a las Naciones Unidas a establecer una capacidad de alerta temprana”.

La reflexión sobre esto es sencilla, la comunidad internacional a estas alturas cuando la crisis que vive Venezuela es publica, notoria y comunicacional cierra una vía (aunque no es la deseada) que podría ser la solución para salvaguardar a su población (la venezolana), esta que se encuentra desarmada, vulnerable, sometida a los antojos de un régimen déspota que encierra a su antojo a todo aquel que difiere de su praxis, que busca silenciar todo ejercicio de la libre prensa, que invalida e inhabilita a partidos y políticos que disienten de este, esto es pues una encrucijada.

Los diálogos han fracasado estrepitosamente por el incumplimiento del régimen que teme su salida (único manto protector de sus crímenes), aunque existen muy pocas voces que aspiran seguir dándole tiempo al régimen (no se para que) como Rodríguez Zapatero que ya tiene todas las características de un tarifado del régimen y aquí me surge una gran pregunta ¿Qué le tiene el régimen al sr Zapatero para que este muestre tanto empeño en oxigenarlos, a costa de su honor? algo habrá.

Pero mientras todo esto ha sucedido, aparentemente pasa por debajo de la mesa otro hecho digno de todo régimen tirano, personajes funestos de la historia lo han demostrado: Stalin, Hitler, Idi Amin, Mugabe, todos tienen en común no tolerar que se burlasen de ellos y el hacerlo abiertamente muchas veces significaba la muerte.

El pasado 14 de septiembre fueron encarcelados dos Bomberos por comparar a Nicolás Maduro con un burro (típica reacción de un tirano) ese ha sido su crimen. Si por algo debieran estar encarcelados los bomberos es por el agravio cometido contra al burro, animal que en muchas civilizaciones en el tiempo a contribuido al desarrollo de la humanidad, cosa que sabemos y padecemos que este dictador no hace, ¿Dónde estarán las asociaciones de defensa de los animales? porque comparar a un pobre jumento con un narco-dictador, violador de derechos humanos y hambreador de su pueblo es realmente ofender a tan noble animal.

De todos estos atropellos saldremos… solo cuando hable la calle.

Fuerza y fe.
Maximo Díaz-Estébanez.
@DiazEstebanez